5 de las islas más bonitas de Turquía

Turquía cuenta con algunas de las islas más bonitas del mundo: desde un archipiélago sin coches al que se llega rápidamente en ferri desde Estambul hasta lugares como Gökçeada, donde los olivares se extienden hasta las aguas cristalinas del Egeo. Estas son algunas de las mejores islas turcas.

Islas de los Príncipes

Aunque solo las separa de Estambul un trayecto corto en ferri, parece que las islas de los Príncipes estén a un mundo de distancia de la capital turca. Este archipiélago de nueve islas que flotan en el mar de Mármara cautiva a quienes lo visitan por su tranquilo ritmo de vida. Los coches no pueden circular por ninguna de estas islas, que son conocidas por sus carruajes tirados por caballos: los faetones. Estos realzan aún más la sensación de viajar atrás en el tiempo. Al pasear por sus calles flanqueadas por mansiones de madera cubiertas de glicinias, te envuelve el perfume de los magnolios, mandarinos, limoneros y mimosas. Büyükada, que significa “”isla grande””, es la mayor y más alejada de Estambul, y una opción fantástica para un día de excursión. Puedes comer en alguno de los restaurantes que sirven el delicioso pescado local, o también comprar provisiones en el bazar, alquilar unas bicis y buscar un sitio bajo los pinos para hacer pícnic cerca del mar. Las islas de Heybeliada, Burgazada y Kınalıada, o las más pequeñas Sedef Adası, Yassıada, Sivriada, Kaşık Adası y Tavşan Adası, son todas igual de encantadoras. Hay ferris que salen regularmente de Estambul, concretamente de Eminonu, Kabatas, Kadıköy o Bostanci. Después de tu día de excursión a las islas, vuelve al Loka Suites en Kadıköy para descansar.

Akdamar


Akdamar es una isla pequeña y pintoresca que se encuentra en el lago Van, en el este de Turquía. Imagina una colina que surge de las aguas azul cobalto del lago con el pico nevado del monte Süphan de fondo. Aparte de este entorno natural precioso, su principal atracción es la catedral de la Santa Cruz, que data del siglo X. Esta catedral increíblemente bien restaurada es un vestigio poco común de la población armenia del lago Van. El exterior es de color miel y está decorado con unos relieves exquisitos. Su interior está repleto de frescos antiguos. Sube a la solitaria colina de la isla para disfrutar de las mejores vistas del lago, rodeado de montañas salpicadas de almendros en flor. Aunque no es posible alojarse en la isla, puedes tener tu campamento base justo a orillas del lago en el Doubletree by Hilton Van.

Bozcaada


La ventosa isla turca de Bozcaada, en el mar Egeo, es conocida como Tenedos en griego y cuenta con una herencia doble. Por un lado, se pueden ver torres de reloj en ruinas, tabernas griegas y casas encaladas. Y, por el otro, también encontramos una mezquita y elementos de la arquitectura otomana. La cocina de esta isla es mediterránea y combina sabores de ambas tradiciones. Su cultura vinícola siempre ha sido floreciente: las vides cubren casi todas sus colinas. Alquila una bici o visita diferentes bodegas para probar las excelentes cosechas locales. Después de comprar una botella, puedes bajar al puerto para contemplar la puesta de sol sobre el mar Egeo. A pocos minutos a pie del puerto, tienes el mercado de comida artesanal, donde puedes comprar un auténtico manjar griego propio de la isla: la mermelada de tomate. El Ege Han Hotel es una opción muy bien valorada para alojarse en la isla.

Gökçeada


Gökçeada, la mayor isla de Turquía, es venerada por su paisaje montañoso y árido. Incluso se menciona como la isla de Poseidón, el dios del mar, en la epopeya de Homero La Ilíada. Situada en el mar Egeo, es otra isla turca con una evidente influencia griega. El viaje hasta allí es un regalo para los sentidos. Puedes alquilar un coche en Estambul y conducir hasta las pinedas de la península de Gallipoli, donde te subirás a un ferri para llegar a la isla mientras disfrutas del sol y la brisa. Entre chapuzón y chapuzón en aguas cristalinas bañadas por el sol, prueba algunas de las especialidades de la isla, como el efibadem, unas galletas de almendras, o la cicirya, unas pastas griegas rellenas de queso de cabra fundido con menta y tomillo. Recorre los pueblos griegos de Tepeköy, Dereköy y Zeytinliköy con sus calles empedradas, iglesias históricas y vistas de toda la isla. Puedes alojarte en el Cinarli Kasri, en la ciudad de Gökçeada.

Cunda


La isla de Cunda, también conocida como Alibey, forma parte de un archipiélago cercano a la isla griega de Lesbos, frente a la costa de Turquía. Entre sus principales atractivos, se encuentran playas bañadas por el mar Egeo, interesantes ruinas de catedrales y monasterios ortodoxos griegos, y el irresistible aceite oliva de la zona, de sabor suave y afrutado. Pasea entre pinos en busca de los mejores paisajes, o recorre calles empedradas junto a la costa y párate a tomar un té turco en el café más conocido de la isla, el familiar Tas Kahve. Disfruta de un desayuno delicioso alojándote en el Hotel Sobe, en el corazón de la ciudad.

Artículos Relacionados

80