6 largas estancias de lujo en Europa

Una de las mejores formas de disfrutar de un viaje es experimentar el destino como si fueras de allí, cuando te desvías de las rutas turísticas y encuentras un restaurante familiar o hablas con gente mientras haces la compra en un mercado local. Y si reservas una estancia larga (de hasta 90 días) en uno de estos seis lugares de Europa, podrás saborear la vida local con un toque de lujo.

Madrid, España


Si buscas un lugar con sol, cultura y comida riquísima para una estancia larga en Europa, no busques más: Madrid es tu destino. El Amor de Dios 17 Boutique Hotel, ubicado en una casa señorial madrileña en una calle tranquila en el centro de la ciudad, es un acierto seguro. Está entre la Plaza Mayor (la plaza principal de Madrid, amplia y siempre llena de ambiente) y el Museo del Prado, donde se encuentra la colección nacional de arte más grande de España y una de las mayores colecciones del mundo. Es probable que los primeros días los pases caminando de aquí para allá mientras te adaptas al ritmo de la ciudad, marcado por siestas, cenas más bien tarde y paradas para tomar una cerveza y unas tapas. En la Cervecería Restaurante Plaza Mayor, puedes sentarte en la terraza de la plaza y observar el ir y venir de la gente. Por la mañana, te levantas, apoyas los pies descalzos en la alfombra malva y suave, corres las cortinas color ciruela y sales a pasear y a tomarte un café bien fuerte como cualquier buen madrileño. A 15 minutos del hotel está Santa Eulalia Boulangerie Patisserie, un lugar donde hacen buen café y pastas y pan recién horneados.

Múnich, Alemania


Múnich tiene mucho que decir. Además de estar rodeada de una naturaleza preciosa y de fácil acceso, también es conocida por su excelentísima cerveza, sus panaderías y su ritmo de vida agradable. La capital bávara es un muy buen lugar donde intentar vivir como si no fueras turista. Date un pequeño lujo mientras estás ahí y disfruta de una larga estancia en el Schwan Locke. Sus apartamentos tipo estudio cuentan con interiores modernos y alegres en relajantes tonos pastel y tierra, y se pueden reservar para estancias de hasta 90 días.

Bath, Reino Unido


Llamada así por sus baños construidos por los romanos, en esta elegante ciudad hay varios spas de categoría que convierten este destino en un lugar idílico y relajante para pasar un mes, más o menos. En el Hiding Space – Trim Street Apartments puedes disfrutar de una bañera de hidromasaje y todo en la azotea, con vistas increíbles a la ciudad y su arquitectura maravillosa. En el calendario cultural de Bath abundan festivales, exposiciones y actuaciones, entre otras muchas propuestas. Hay varios salones de té, gastropubs y restaurantes sofisticados, ideales para quienes disfrutan del buen comer y beber. Después de todo un día recorriendo la ciudad, vuelve al Trim Street Apartments, sube a la azotea y enamórate de las vistas nocturnas. Desde ahí, se puede ver la abadía de Bath.

Lisboa, Portugal


Si quieres quedarte un mes o así en Lisboa, la capital portuguesa, una buena opción en el barrio de Baixa es el Lisbon Art Stay Apartments. Encontrarás muchos sitios perfectos para ir a tomar un café y rincones preciosos donde sentarte y ver la gente pasar. Después de dormir bien en una amplia suite con los típicos azulejos portugueses de cerámica, desayuna un pastel de nata acompañado de un café. Pasa los días caminando por las calles empinadas de la ciudad, recorriendo mercados, librerías y bares. También puedes bañarte, hacer surf o pasear por alguna de las muchas y preciosas playas de la costa portuguesa.

Dublín, Irlanda


Si pasas mucho tiempo en Dublín, quizá no quieras irte nunca. Y es que su gente, sus pubs y su escena musical son pura maravilla. Mientras estés aquí, aprovecha al máximo todo lo que la capital irlandesa ofrece y alójate en uno de los apartamentos tipo estudio del Zanzibar Locke. Destilan glamur y tienen una ubicación excepcional junto al río, muy cerca del barrio de Temple Bar. A pesar de estar en pleno centro de la acción, tras la fachada georgiana del edificio se abre un interior sereno y de estilo escandinavo, con aires lujosos y minimalistas. En su tranquilo vestíbulo hay un bar, aunque probablemente no lo visites, ya que encontrarás muchísimos pubs por toda la ciudad. Es un rincón ideal para desayunar antes de salir a pasear.

La Haya, Países Bajos

Aunque, por lo general, quienes van a los Países Bajos suelen visitar ciudades más grandes como Ámsterdam o Róterdam, La Haya es una opción llena de encanto si buscas una experiencia más auténtica y menos turística. Esta ciudad costera es tranquila, pero poco convencional e ideal para recorrerla a pie. Obviamente, tendrás que alquilar una bici si quieres vivir una experiencia local. En La Haya hay coctelerías y puestos donde en verano se sirve el tradicional pescado frito (kibbeling) en la playa. Además, hay colecciones de arte increíbles. En el Museo Mauritshuis, por ejemplo, puedes admirar en vivo y en directo el cuadro La joven de la perla, la obra maestra de Vermeer. Alójate en una elegante suite tipo estudio en el COVE Centrum, en el corazón de la ciudad, y disfruta de tener cerca todos los lugares imperdibles de La Haya.

Artículos Relacionados

Un paseo por el Thames

Si Londres es el corazón de Gran Bretaña, entonces el río Thames es su principal arteria, la que mantiene a...

Europa en #monopatín #patinete #patineta #scooter

En algunas ciudades de Europa los monopatines eléctricos han pasado a formar parte del paisaje urbano. Tanto para los ciudadanos...

Anabella, la fotógrafa argentina que brilla en Barcelona

Anabella Noé Condoleo ama su profesión y es feliz con su trabajo. Oriunda de La Matanza, hace más de un...

Hallstatt, el pequeño pueblo que inspiró «Frozen»

Tiene menos de 800 habitantes y está ubicado en los Alpes austríacos. «Frozen 2» superó los dos millones de espectadores en...
80