Las alucinantes ciudades medievales más impactantes del mundo

Las alucinantes ciudades medievales más impactantes del mundo

En Resto del Mundo visitaron una serie de ciudades medievales que conservan increíbles estructuras y hábitos culturales de hace muchos siglos.

Se trata de una verdadera ruta de destinos que mantienen una magia especial, al punto de recorrerlas y creer que se volvió en el tiempo, más puntualmente a la edad media o medioevo. Es el periodo histórico de la civilización occidental comprendido entre los siglos V y XV cuyo inicio lo marca la caída del imperio romano y su fin lo delimita en 1492 el descubrimiento de América. Fue una era con virtudes importantísimas en los rubros científicos, artísticos y, claro, arquitectónicos.

Comienzan los destinos medievales: Lisboa

El recorrido se inició en Lisboa, capital de Portugal. Es un punto de partida perfecto y práctico para que pueda llegar desde cualquier parte del planeta. Se trata de un imperdible de Europa occidental.

Entre sus bellezas se resalta el famoso castillo de San Jorge. La ocupación en la colina que alberga el castillo data de incluso mucho antes que la Edad Media, del siglo VIII antes de Cristo. Varias partes del fuerte fueron reconstruidas a lo largo de la historia debido a distintos ataques.

Hay que destacar lo bien conservado del recinto, las torres, las murallas y los miradores que permiten contemplar el río Tajo y la ciudad en una panorámica desde el antiguo barrio de pescadores conocido como “La Alfama”.

Es encantador perderse por sus callecitas. Además en este barrio vas a poder disfrutar del mejor fado del mundo. Estamos hablando del estilo musical original de Portugal declarado patrimonio inmaterial de la humanidad por la UNESCO y con lugar de nacimiento en este barrio.

Otra reliquia medieval de Lisboa es la catedral de Sé. Se trata de la más antigua de la ciudad. Desde el inicio de la construcción en el año 1147 el edificio ha sido modificado en varias ocasiones y ha sobrevivido a varios terremotos. Actualmente es el resultado de una mezcla de distintos estilos arquitectónicos.

Además de su toque medieval, Lisboa te va apasionar por su historia, su arquitectura, por su gente y su gastronomía, una ciudad que vale la pena en todo sentido.

Évora

Entre tantas maravillas que aporta la ciudad, te recomiendo que te guardes un día para alquilar un auto y salir bien temprano hacia Évora, otros los destinos medievales más lindos de todo Europa.

Se trata nada menos que de la ciudad medieval mejor conservada de todo Portugal y queda a una hora y media en auto de la capital.

Ésta forma parte de la red de ciudades más antiguas de Europa. Su centro histórico bien conservado es uno de los más ricos en monumentos de Portugal, lo que le vale el calificativo de ciudad museo. Está claramente delimitado por sus murallas medievales con una longitud de más de tres kilómetros. En 1986 el centro histórico de la ciudad fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Évora fue en un tiempo un importante centro religioso y es la segunda ciudad de Portugal en cantidad de monumentos nacionales, superada sólo por la visita de Lisboa.

Romanos, árabes, judíos y cristianos influyeron en la cultura del evorense. La ciudad alcanzó su época dorada en el siglo XV cuando se convirtió en la residencia de los reyes de Portugal.

La catedral de Évora es la antigua sed religiosa del país. Desde acá se pueden ver unas vistas panorámicas fantásticas de la ciudad.

Muchas son las bellezas medievales de Évora, pero hay un imperdible que si bien es posterior al medioevo no puedes  perderte de conocer si viajas a estas tierras. Hablamos de la famosa Capilla de Huesos. Fue construida con huesos humanos durante el siglo XVII por iniciativa de tres frailes franciscanos con el objetivo de transmitir el mensaje de la  transitoriedad y fragilidad de la vida humana. Una experiencia un poco escalofriante pero muy interesante.

La belleza de Barcelona

Nos trasladamos a Barcelona. Desde las playas hasta la arquitectura de Gaudí pasando por una gastronomía deliciosa y una vida social que no para de crecer, esta ciudad no defrauda a ningún turista.

Es poseedora de un montón de historia que también se deja ver en sus paredes por ejemplo en el viejo barrio judío conocido históricamente como el Call, que hoy se lo conoce como el barrio gótico.

Una gran comunidad judía vivió en este barrio durante los siglos IX y XIV y caminando por estas calles podemos disfrutar de una arquitectura y un diseño de calles que data el medioevo  todavía sobrevive en estos tiempos.

Otra joya del barrio es la vieja sinagoga, una de las más antiguas de Europa. Recorriendo este barrio antiquísimo podés descubrir desde pequeñas gemas escondidas hasta grandes protagonistas de la historia arquitectónica de la ciudad, como la gran Catedral de Barcelona.

Saliendo de Barcelona alquilamos un auto y vamos en dirección hacia el norte bordeando la costa para conocer a varios de los pueblos medievales más bellos del planeta que se encuentran acá.

Imperdibles pueblos medievales en España

El primero de los destinos es realmente alucinante. Si lo visitas en verano no dudes en ir a pasar el día completo porque además de su belleza y su historia vas a disfrutar de sus maravillosas playas hablo del fantástico: hablamos de Tossa de Mar en la Costa Brava. A poco  más de una hora de la gran ciudad queda este pueblo encantador.

Su bellísimo casco antiguo la Vila Vella es un barrio amurallado de época  medieval y fue en tiempos medievales cuando la Vila Vella adquirió su aspecto actual gracias a la construcción del castillo en 1187.

Ahora llegamos a Peratallada. Se trata de un pueblito famoso por su oferta artesanal y su excelente gastronomía, pero principalmente por su atractivo arquitectónico e histórico. La villa conserva aún su distribución urbana medieval. Desde los porches en su plaza hasta la trama de estrechas callejuelas. Su palacio y su fuerte son claros exponentes arquitectónicos de la época altomedieval.

La gran mayoría del recinto amurallado data de los siglos XI y XII aunque se evidencian restos de construcciones mucho más longevas. Una excursión maravillosa.

Es el caso ahora de Besalú. Cruzar su famoso puente e ingresar a la ciudad es como viajar en el tiempo. Desde su monasterio pasando por la mayoría de sus construcciones datan aproximadamente del siglo X. Fue en aquel tiempo que se consideró en Besalú, como un importante condado independiente, que llegó incluso a contar con moneda propia.

Su impronta medieval es una de las más reconocidas y buscadas por todos los turistas del planeta la belleza y el aire histórico de sus calles han convertido a Besalú en reiteradas ocasiones en un set cinematográfico. Acogió entre otras tantas producciones hollywoodenses a la aclamada serie Westworld.

Llegamos a Francia

Vamos a manejar hasta la increíble ciudad de Carcasona o Carcassonns, en francés. Es una ciudad fortificada construida en gran parte por elementos de la Edad Media. Al final de su puente de piedra se encuentra la puerta del castillo y único punto de acceso.

Está flanqueada por dos torres gemelas que defiendan la entrada al patio principal que datan del año 1230. El castillo fue construido por los vizcondes, especialmente una familia poderosa del sur de Francia.

Este lugar es uno de los grandes iconos de Francia y de toda Europa de la época medieval. Es tal la marca del medioevo en Carcasona que en estas tierras existe hasta una especie de academia de lucha medieval, una actividad muy divertida y popular entre los turistas. En el año 1997 la fortaleza de Carcasona fue declarada por la UNESCO como patrimonio de la humanidad. Es sin duda una de las  fortalezas más impresionantes de Francia

Toulouse

Vamos a manejar poco más de una hora hasta la ciudad más cercana la romántica Toulouse. Esta hermosa ciudad es conocida como la ciudad rosa por el color dominante de sus antiguas construcciones, realmente bellísimas.

La ciudad es famosa por su especialización en aeronáutica y en la industria aeroespacial, pero también por su estilo medieval tan bien conservado. Una buena demostración de esto es la basílica de San Sernín. Esta iglesia de estilo románico es la segunda más antigua de toda Francia después de la abadía de Cluny.

Es además un ejemplo perfecto de la arquitectura medieval ya que su construcción original fue en el siglo V, recién iniciada la Edad Medida. En tanto, la construcción de la actual basílica fue decidida a finales del siglo XII ya en la última etapa del medioevo o sea que si las visitas hoy vas a estar en presencia de una construcción que refleja las distintas formas arquitectónicas de estos 700 años medievales.

Otros antiguos imperdibles de esta ciudad son el convento de los jacobinos del siglo XIII. Es un antiguo convento medieval de la orden de los hermanos predicadores que se encuentra en el centro urbano de la ciudad.

En Toulouse tenés que estar atento porque en cada esquina vas a encontrar belleza e historia. En esta ciudad también vas a poder  disfrutar de los mejores sabores de la  gastronomía francesa y no podemos olvidarnos de mencionar que otro gran atractivo de aquí es que nació  uno de los grandes ídolos de argentina, el gran Carlos Gardel. Si te gusta el tango es posible que inviertas un poco más de tiempo en esta bellísima ciudad una visita más que completa.

El turno de Italia

Arribamos a Bolonia, nuestro próximo destino medieval lleno de palacios soñados y una de las cocinas más ricas del mundo

Bolonia es uno de los máximos exponentes del medioevo en Europa pero también está llena de virtudes que te va a encantar conocer. La ciudad tiene un apodo o en realidad se puede decir que son tres apodos y los tres describen a esta ciudad perfectamente: “La Rossa”, “La Docta” y “La Grossa”. La Docta es porque aquí se encuentra la universidad más antigua del mundo. La Roja por el color de los techos de la ciudad que conservan el antiguo rojizo de la edad medieval y La Grasa por la maravillosa cocina de la ciudad y de la región que se conoce en todo el mundo principalmente por haber creado la lasaña la salsa boloñesa y los tortellinis.

Los habitantes de Bolonia se jactan de ser la gran capital gastronómica de Italia. Tal es así que fue elegida capital europea de la cultura en el 2000 y en el 2006 fue declarada por la UNESCO como ciudad creativa de la música.

Iniciamos este recorrido desde su centro neurálgico: la plaza mayor.  Es el epicentro del casco antiguo y uno de los lugares imprescindibles para visitar en Bolonia.

La mayoría de edificios en la plaza se conservan desde la época medieval y entre ellos destaca la basílica de san Petronio, la iglesia más importante de la ciudad y una de las cinco más grandes del mundo. Data del siglo XIV y fue en aquellos mismos años de esplendor en los que se construyó otra maravilla de la plaza mayor: el palacio comunal o palacio de Accursio. Se calcula que durante la Edad Media, Bolonia tenía más de 100 torres muchas de ellas derribadas a lo largo de la historia.

Siena, un destino obligado para las culturas medievales

Vamos en dirección sur hacia la maravillosa región italiana de la toscana más precisamente a la hermosa ciudad medieval de Siena.

Si hablamos de encanto medieval esta ciudad lo tiene todo. Tal es así que su centro histórico ha sido declarado por la UNESCO como patrimonio de la humanidad en el año1995 por considerarla la encarnación de una ciudad medieval.

Si la apreciamos desde las alturas queda claro que el término medieval le queda perfecto, pero bajemos a su punto de encuentro por excelencia su plaza del campo. Bellísima y custodiada por el gran palacio público y su particular torre mancha, fueron construidos en el siglo XIII y hoy tienen un notable museo de arte.

Otra construcción histórica de es su fabulosa catedral llamada por los locales como Duomo Di Siena. Similar al de Florencia, tiene el encanto de las fantásticas ciudades de la Toscana.

Pueblos increíbles en Italia

También recorrimos San Geminiano. Conocido como “La Ciudad de las Mil Torres”, es un pequeño pueblecito amurallado de origen medieval declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Es conocido especialmente por las 14 torres medievales que se conservan, que fueron construidas junto con otras 58 en una especie de “competición” en la que las familias más influyentes trataban de demostrar su poder y su riqueza. Esta localidad fue el Manhattan de su época.

Acto seguido, llegamos a Volterra. Situada a una altura de 403 metros, se halla en el corazón de la Toscana. Además de sus murallas del siglo XII, Volterra preserva sus características medievales a causa de un trazado urbano basado en callecitas tortuosas en casas con torres iglesias y palacios. Es apodada por los italianos como la máquina del tiempo por sus fiestas populares sus antiguas bodegas y por su gastronomía .Es un destino elegido para viajes de relax de deporte de aventura y claro de interés histórico.

Posteriormente, arribamos a Cinque Terre. Encadenándose sobre 18 kilómetros de acantilados dentados, Cinque Terre es un conjunto de cinco localidades de gran belleza merecidamente declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Localizados a orillas del mar y rodeados por colinas y viñedos, Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore son pequeñas localidades salidas de una postal que ofrecen a sus visitantes un ambiente de ensueño gracias a sus escarpados acantilados, su ambiente acogedor y su deliciosa gastronomía.

Último tramo de la ruta: Croacia

En Croacia iremos a Dubrovnik. Sus virtudes medievales son realmente muchísimas. Desde su castillo y su fortaleza pasando por su centro y cualquier casa o comercio que vemos en su centro histórico. Una buena forma de resumir el lado medieval de la ciudad es recordando que gran parte de la serie Game of Thrones se grabó allí.

Otra gran muestra de la riquísima historia medieval de Dubrovnik es un monasterio franciscano, no solo porque su construcción data del año 1337 sino porque además en aquellos tiempos supo albergar a las farmacias más antiguas de Europa.

Además de conocer toda la historia y belleza arquitectónica de Dubrovnik, puedes disfrutar de su mar adriático. Sus playas son realmente encantadoras. Ahora si agarramos nuevamente el auto y vamos a subir por la costa croata en dirección al norte para conocer nuestro próximo gran destino la ciudad de Split. Es la principal ciudad de la región de Dalmacia y la segunda ciudad más poblada del país después de Zagreb.

Con un poco más de 200.000 habitantes es un importante puerto pesquero y base naval del Adriático así como un centro cultural y turístico muy importante. La ciudad antigua es una joya arquitectónica declarada patrimonio de la humanidad en 1979. En Split no sólo vas a poder disfrutar de muchas  construcciones medievales que le dan un contexto único sino también varios de sus más grandes edificios son incluso anteriores a la edad media como su  imponente palacio de Diocleciano.

Esta ciudad es otra gran gema medieval  del Mar Adriático por lo que también  podrás disfrutar de unos cuantos días de  playa si las visitas en los meses de verano europeo. Split además es un lugar lleno de vida social y plagado de bares algunos de ellos muy particulares y adecuados para tu recorrido medieval.

Artículos Relacionados

80