Berlín: esa ciudad que tiene de todo

Berlín: esa ciudad que tiene de todo

Hoy en Millasxelmundo nos damos un verdadero lujo y recorremos Berlín junto a Resto del Mundo. Porque la capital de Alemania, definitivamente, tiene de todo.

Se trata de una ciudad histórica, vanguardista, artística y punk. Y empezamos desde uno de los lugares más significativos del país: la East Side Gallery.

Lo que queda del Muro

En la rivera del río Spree, y a través de 1300 metros, se encuentra lo que queda del Muro de Berlín, derribado en noviembre de 1989.

Aunque algunos todavía debaten si el lugar debe mantenerse, este icónico espacio lleva sobre sí más de 100 obras de arte de diferentes artistas, que buscaron expresar mensajes de paz y unidad tras el final de la Guerra Fría a través de los murales. Además, en el piso hay una línea adoquinada que recuerda la división de las dos Alemanias.

Otro lugar muy emblemático que recuerda aquellos años es el punto de control Checkpoint Charlie, el paso fronterizo más famoso entre 1945 y 1990. Hace 30 años era considerada una zona totalmente insegura, incluso con riesgo de muerte.

La torre de TV de Alexanderplatz

La torre de TV de Alexanderplatz

Un Berlín alternativo

Además del barrio de Kreuzberg, con muchísima movida nocturna, también podemos ir a Holzmarkt 25, un parque junto al río con restaurantes y bares, y que remonta a una Berlín más punk.

De tanto recorrer puede agarrarte algo de hambre, y allí tenés que ir a lo seguro: el Curry Wurst, una salchicha con ketchup, y salsa de curry encima… eso sí, ¡ojo el picante!

Pero no todo es Curry Wurst en Berlín… porque en el barrio de Prenzlauer hay muchísimas cosas vegetarianas, y hasta una carnicería en donde podes comer un pancho 100% vegano.

Mauerpark: cómo disfrutar un domingo en Berlín

Un barrio con paz y también muy cool

Nombramos antes el Prenzlauer Berg y la propuesta acá es más que interesante: la mayoría de los autos son eléctricos, y hay lugares que vale la pena conocer.

Aparte de ser un barrio extremadamente tranquilo y seguro, está el edificio emblemático Kapitalismus, un edificio tomado donde viven en cooperativa, en su gran mayoría artistas.

Los imperdibles de Berlín

La puerta de Brandenburgo, una de las antiguas puertas de entrada a Berlin. Inaugurada en 1791, refleja el símbolo del triunfo de la paz sobre las armas.

Con 26 metros de alto y un estilo neoclásico, recuerda las construcciones de la Acropolis de Atenas. Recomendamos también visitarla de noche, en donde la cantidad de turistas disminuye de manera increíble.

Al lado de la puerta se encuentra el Monumento al Holocausto, emblema arquitectónico construido en memoria de los judíos asesinados en toda Europa, que recuerda un episodio extremadamente oscuro. Está formado por 2711 bloques y honra a las 6 millones de victimas, de diferentes alturas, como si se tratase de un laberinto.

Berlín: esa ciudad que tiene de todo

Berlín: esa ciudad que tiene de todo

Berlín desde lo alto

Mientras caminamos por las calles de Berlín vamos a notar algo muy particular en los semáforos, porque allí se encuentra el Ampelmannchen.

Este hombrecito, que advierte si se puede o no cruzar la calle, es un icono de la cultura popular alemana y símbolo de Berlín: representa la extinta República Democrática alemana, la parte este de la ciudad.

Y así llegamos a la plaza de Alexanderplatz, con su majestuosa torre de televisión. Cada año, miles de turistas suben sus 203 metros por ascensor para ver la ciudad desde arriba.

Descubrí Europa en bicicleta: tres ciudades que podés explorar en dos ruedas 

Para todos los gustos

Otra maravilla arquitectónica de la capital es el edificio del Reichstag, la sede del Parlamento alemán, con su cúpula de cristal que refleja el símbolo de transparencia del centro de democracia parlamentaria.

Además de caminar unos minutos para el barrio judío, otro imperdible es la Isla de los museos, en el medio de la ciudad, con los museos más importantes de Berlín.

Consideramos imprescindible la visita al Museo del Pergamo, para después cruzar hacia la Catedral de Berlín, con su cúpula de bronce verde. También podemos ir al Trabiworld y conducir un Trabant, el coche más popular de la República Democrática Alemana, para recorrer las calles de una forma diferente.

Pero si lo que estamos buscando es vestirnos, les dejamos dos opciones: en Bonnie & Buttermilk hacen ropa “Slow Fashion”, a medida y gusto del cliente; y también está Humana, el local de ropa usada más grande de Berlín… con tan solo 5 euros, listos para disfrutar la noche de una de las ciudades más lindas del mundo.

MÁS NOTICIAS