Vivir por el mundo en épocas de pandemia

La historia de una pareja argentina que viaja por el mundo y que ni la pandemia pudo frenar

Delfina Seoane y Salvador Luca buscaron un cambio de vida radical, apostaron a viajar por el mundo y conocer nuevas experiencias, aún dejando atrás cómodos trabajos en nuestro país.

Se trató de un desafío personal enorme para ambos y contó con un atenuante absolutamente impensado para ellos y para todos: afrontar una pandemia. En su caso, debieron resguardarse del coronavirus en el exterior, interiorizándose sobre las constantes limitaciones para poder trasladarse o incluso asentarse en sitios donde solo tenían algo de ropa y ahorros.

Por la pandemia quedaron varados en una isla del Sudeste Asiático. Para generar dinero, lanzaron una plataforma de marketing para seguir dando vueltas por el mundo. “Era Australia y terminó siendo Filipinas, Malasia, Tailandia, Egipto y México. Era trabajar de lo que sea y terminó siendo armar nuestra propia empresa”, cuentan en @dejetodoyviaje

Desde Millas x el Mundo nos comunicamos con ellos y nos detallaron los pormenores de esta aventura.

 

-Hace un año emprendían el mayor viaje de sus vidas. ¿Qué los llevo a tomar esta decisión?

(Delfina) -Hace mucho tiempo teníamos ganas de irnos de viaje, conocer otras culturas, conocer diferentes personas e ideologías, abriendo algo más la cabeza. Estábamos bastantes cansados de nuestros trabajos. Ambos somos Licenciados en Ciencia de la Comunicación. Son ambientes muy cansadores, agobiantes con jornadas de 24/7. Nos conocimos, nos enamoramos. Primero fue en broma lo de irnos de viaje, y luego se fue haciendo serio. Fue un año de planear ese viaje, de trabajar  y de ahorrar para concretarlo.

-¿Cómo empezó esta afición por los viajes?

Empezó en el 2017 cuando me vine sola a México de vacaciones. Estaba previsto ir con amigas, pero me tuvieron que operar de urgencia la rodilla, por lo que debí posponer el viaje. Me enamoró México y viajar sola. Fueron dos semanas.

(Salvador) Siempre me gustó viajar en modo vacaciones, conociendo distintos países. En 2018 tuve una encrucijada porque me invitaron viajar a Japón ya que el pasaje era prácticamente gratis. Iba a decirle que no por compromisos laborales, pero me cayó la ficha y pensé, ¿De qué me voy a acordar cuando tenga 80 años? Terminé yendo 3 semanas y fue un viaje increíble. Me quedó un bichito dando vueltas entre el deber ser o el salir a ver el mundo … y con Delfi lo terminamos poniendo en juego.

-¿En cuanto influyó la pandemia en sus decisiones? ¿Dónde los agarró y cómo la fueron llevando?

(Delfina) La pandemia nos afectó todo. El año pasado nos fuimos de Argentina con la idea de tomarnos dos meses de vacaciones en el sudeste asiático y luego ir a vivir 1 o dos años a Australia. Yo había aplicado a la visa Work and Holiday, Salva había aplicado a la visa de turista por un año. Estando de vacaciones en Tailandia, nos quedamos varados en una isla de 2 mil habitantes. Vivimos 4 meses ahí. A partir de eso nos preguntamos qué hacemos. Tuvimos que replanificarlo y planeamos nuevos destinos, que nos llevaron estar en México.

-¿Cómo van surgiendo los destinos?

Los destinos van surgiendo de acuerdo a las posibilidades que la pandemia nos permite (ríe).  Después de estar 9 meses en Tailandia, entendimos que ese lugar estaba agotado, teníamos 12 países abiertos y en ese marco elegimos cómo seguir. Nos gustaba mucho Egipto y luego Turquía, pero estaba con 30 mil casos diarios de Covid y con temperaturas de mucho frio. Nos quedaban diez países, muchos de África y América Central. Se acercaban las fiestas y tengo familia en Ciudad de México y siempre es bueno estar donde hablan el mismo idioma y donde podíamos pasar las fiestas en familia. Ahora nos quedaremos en México seis meses para estar a salvo del Covid y reconfigurar cómo seguiremos.

-Era ir a trabajar de lo que sea y terminaron armando una empresa propia. ¿De qué se trata?

(Salvador) No sabíamos qué iba a pasar, cuánto iba a durar todo esto. Teníamos nuestros ahorros, pasó el tiempo, empezaron a bajar los ahorros y a crecer las preocupaciones. Pensamos en volver a la Argentina o bien generar un nuevo ingreso de dinero donde estábamos.

Recurrí a distintos contactos del mundo de la publicidad y empecé a trabajar de eso, mediante marketing digital. Nos fuimos capacitando en nuevas cosas, y formamos Tao Marketing, que se especializa en sitios web. Se los contamos a nuestros amigos y contactos y ahora tenemos clientes en Australia, Chile, Argentina y ahora en México. Buscamos seguir desarrollando nuestra compañía, trabajando  desde cualquier lado mientras tengamos nuestra computadora e internet. Queremos seguir viajando con nuestra oficina móvil.

 

 

-¿Qué significa salir tanto de la zona de confort? 

(Delfina) El esfuerzo es diario, desde la comida que extrañamos, la diferencia horaria, los vínculos que genera la necesidad de hacernos nuevos amigos o conocidos, la dificultad del idioma, muchas veces es inglés o portugués … que genera cierta distancia pero está bueno ir aprendiendo algo nuevo todo el tiempo. Mi trabajo lo hacia en piloto automático y ahora requiere un tiempo adaptarnos a cada lugar donde vamos, pero es una incomodidad linda.

-¿Cuál destino les llamó más la atención?

No pudimos ir a los países que queríamos por la pandemia. Tailandia lo visitamos sumamente en profundidad y también visitamos antes Malasia y Filipinas. El destino que más nos llamó la atención fue Pai, un pueblo muy al norte de Tailandia. Tiene una energía super linda, es todo montaña y verde, campos de arroz. Es alquilar una motito y andas por las calles viendo todos wallpapers de Windows. Es un lugar accesible y con habitantes muy amables, fue la gran sorpresa.

 

-¿Piensan que existe el momento para instalarse definitivamente en un lugar?

Pensamos instalarnos en un lugar porque esta experiencia es muy linda pero es muy cansadora. Vivir con una mochila de 10 kilos y movernos por todos lados es cansador. Lo pensamos, pero no lo planificamos. Queremos seguir en movimiento porque nos quedamos con las ganas de ir a lugares que no pudimos ir por la pandemia. Ciudad de México tiene muchos votos, pero hay que ir viendo qué nos espera. No podemos programar mucho las cosas, ir viendo el día a día. No lo tenemos muy resuelto.

 

-¿Qué es viajar para ustedes?

El viajar es incomodarse y ponerse a prueba y aprender de cosas diferentes. Agregaría que es aprender de otras personas, encontrarse con diferentes formas de expresarse y visiones de la vida y del mundo. Es algo super rico. Estar en viaje es estar en constante sorpresa. Me encuentro deslumbrada todas las semanas por conocer lugares que son desconocidos.

 

Si quieren conocer un poco más de esta asombrosa historia, les dejamos el Instagram de Delfi y Salva @dejetodoyviaje

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados

Chiang Mai: un popular destino de Tailandia

Se la conoce como la «Rosa del Norte», y se caracteriza por su diversidad étnica, su increíble hospitalidad y sus...
Emigrar de la Argentina: un largo proceso y lleno de mitos

Cómo tramitar la ciudadanía italiana: mitos y verdades del proceso

Romina Cacciatore asesora y acompaña en el proceso del trámite la ciudadanía italiana. A partir de una dura experiencia personal, hoy ayuda...

Un gaucho en Chicago

Miguel Carboni es argentino, oriundo de Chaco y hace 35 años vive en Chicago.
Italia

Italia, lugar de oportunidades

Son varios los pueblos italianos que ofrecen residencia y simplifican gastos a quienes deseen mudarse al viejo continente. El objetivo...
80