Un recorrido por Roma: del imponente Coliseo a las plazas históricas

Si hablamos de Italia, su capital Roma se nos viene rápidamente a la cabeza. Y si pensamos en Roma, lo primero que se nos aparece es el Coliseo.

 

Con más de 6 millones de turistas anuales, se convirtió en un verdadero símbolo del país, siendo el más visitado de todo su territorio.

Según TripAdvisor, fue el sitio más visitado por los turistas en los años 2018 y 2019. En sus inicios se lo denominó «Anfiteatro Flavio», y su nombre actual se debe a que se edificó cerca de la estatua del coloso de Nerón.

Hoy en día, después de casi 2000 años y de haber sido destruido y saqueado, sus túneles y entramados siguen maravillando al mundo. Es una de las 7 maravillas del mundo moderno.

La isla Tiberina se encuentra ubicada en el río Tíber, tiene muy pocas callecitas, y su origen aún es desconocido.

El barrio de Trastevere es el más bohemio de Roma, y está rodeado por bares de cerveza artesanal y tienda de artesanías.

Otro símbolo de la ciudad es la Piazza Di Spagna, bella por donde se la mire (se llama así por la Embajada de España ante la Santa Sede, con unas escaleras que las conectan). Una fuente está en el centro de la misma.

Eso nos da el pie para recorrer las plazas de Roma, algo muy característico de la capital de Italia, para conocer su vida e historia.

La plaza Navona reúne esculturas, fuentes y edificios, además de artista callejeros, pintores, turistas y los romanos («Todas las calles de Roma llevan a piazza Navona»). Otra de las más conocidas es la Piazza del Popolo.

La Plaza Venecia es considerado el centro del tráfico de la ciudad, y allí se encuentra el Monumento a Víctor Manuel II. Desde allí daba sus discursos Benito Mussolini.

Si vas a Roma, una parada obligatoria es la Piazza San Pedro, una auténtica obra de la arquitectura de Gian Lorenzo Bernini. En su centro está el obelisco Vaticano.

Sin embargo, Italia no sólo es sinónimos de Plazas o del Coliseo: cuando decimos Roma, hablamos también de gastronomía, más específicamente de la pasta (tienen que ir a la plaza Campo de’ Fiori).

A tan sólo 40 minutos de tren nos encontramos con Ostia Antia, ciudad fundada en el Siglo VII adC. Hoy en día se pueden ver los restos de la mayoría de los edificios que erigían en la ciudad antes de quedar enterrada por la arena.

La playa predilecta de los romanos es Ostia Lido, y está lejos de representar el glamour. Además, tiene una gran cantidad de restaurantes y paradores. Perfecto para los que quieren alejarse de las grandes aglomeraciones de la Ciudad Eterna. A tan sólo 8 kilómetros está la mágica ciudad de Tivoli, con la fuente de Neptuno, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Por último, en el sudeste del país están las ruinas de Pompeya, cerca de Nápoles y a los pies del monte Vesuvio, con los restos fosilizados por las cenizas en el Siglo I tras la erupción del volcán. De allí puedes tomar un micro hacia la costa Amalfitana, en Positano.

 

Greve, una de las más deliciosas ciudades ‘sin prisa’

Chianti es zona de viñedos y colinas entre Florencia y Siena, en el corazón mismo de la Toscana. Allí se encuentra Greve, un pueblo adrede detenido en el tiempo que cuenta con 4000 habitantes que disfrutan una vida saludable … y sin prisa.

Greve es la ciudad fundadora de Cittaslow, un movimiento global que se inició en el año 1999 y sigue las ideas de la organización Slow Food, que básicamente clama por un retorno a los hábitos de consumo de alimentos saludables y sostenibles. Quienes forman parte de este movimiento buscan mejorar la calidad de vida tanto en el ámbito de la alimentación como en el transporte, la cultura y el respeto por las tradiciones.

Este lugar en Italia es lo opuesto a la globalización. “Desde Singapur hasta Macao, en New York o en Roma, siempre encontrás la misma pizza, las mismas hamburguesas” dice orgulloso un habitante de Greve, cuya especialidad es la producción del queso ‘pecorino’ (queso de oveja). Esta especialidad de la zona, realizada por los campesinos del norte de la Toscana, volvió a producirse gracias a la incentivación de este movimiento que atrajo gran cantidad de turismo a degustar productos frescos y típicos de la región.

 

El turismo es atraído por una propuesta inmejorable: una oferta gastronómica de productos típicos elaborada junto a una red de acuerdos de las autoridades locales de Greve con productores de vino y aceite. Si a esto le sumanos, la típica pasta italiana, hacemos una combinación exquisita para sentarse a la mesa en cualquier punto de esta ciudad, que además no tiene prisa.

Entre quienes han decidido formar parte de esta experiencia se encuentra un  reconocido chef en la región. Salvatore Toscano tenía un restaurant de comida americana en Florencia y decidió mudarse a Greve y abrir allí su local. “No se trata sólo de la comida, estamos hablando del tiempo, entonces degustás con más calma y relax, lo que significa que también debés pensar en lo que estás comiendo”, asegura el Chef.

Quiénes forman parte de la coalición Cittaslow

Además de Greve, entre las ciudades fundacionales (este movimiento se originó íntegramente en Italia aunque esté denominado por siglas en inglés) se encuentran Bra, Positano y Orvieto.

Para formar parte de esta coalición, una población debe reunir varios requisitos. El más importante: tener una cantidad menor de 50.000 habitantes. Además, se requiere, entre otros ítems, la promoción de bicisendas y recorridos peatones para reducir los niveles de dióxido de carbono y el impulso de comercios pequeños y artesanales en contraposición a las cadenas comerciales.

Florencia llena de arte, historia y magia

Visitar la capital toscana es una experiencia única gracias a su arte y su cultura. Florencia es el lugar que ha visto nacer a grandes de la historia del arte como Miguel Ángel, Rafael y al gran Leonardo Da Vinci.

Junto a Resto del Mundo te mostramos los imperdibles de esta ciudad.

La Piazza del Duomo es el lugar más famoso y espiritual de la ciudad. Allí se encuentra la catedral Santa María del Fiore que es considerada la construcción más importante del Renacimiento italiano. Junto a ella, el baptisterio de San Juan y el campanario de Giotto forman parte de la misma obra. La fachada está construida con tres tipos de mármoles, el blanco predominante es mármol de carrara.

El Ponte Vecchio, sobre el río Arno, es uno de los puentes más famosos del mundo y una de las postales más fotografiadas de la ciudad. Después de varias construcciones precarias, la definitiva fue realizada en piedra en el siglo 14. Desde sus inicios siempre tuvo un sentido comercial, hoy es conocido además por albergar varias joyerías a todo lo largo del puente.

La Galleria dela Accademia contiene una de las obras más famosa de todos los tiempos: El David de Miguel Ángel. Miles de personas de todas partes del mundo hacen fila todos los días para conocer esta imponente obra de más de 5 metros de altura y de aproximadamente 5.500 kilos. Por su parte, las gallerias Uffizi cuentan con una sala dedicada a Leonardo Da Vinci en la que se algunas de sus obras destacadas. También hay dos salas dedicadas a Botticelli.
El Palazzo Vecchio es el Ayuntamiento de la ciudad y es considerado el palacio más importante de Florencia ya que desde hace más de 700 años es el centro político. Está compuesto por 4 museos y un jardín de 43 hectáreas.


Entre otros imperdibles de Florencia, no podés irte de la ciudad sin probar el que fuera votado como el mejor sándwich del mundo en All Antico Vinaio; por unos pocos euros podés degustar una rica focaccia con los más variados ingredientes y sentarte sobre la vereda con una copa de vino.

En esta ciudad se encuentra además, la perfumería más antigua de Europa que comenzó como un negocio familiar hace 600 años.

No hay nada más romántico que caminar de noche por Florencia. Entre sus calles adoquinadas, no te pierdas de ver el Ponte Vecchio, la catedral y la Piazza de la República bajo la luz de la luna.

Si querés seguir la ruta Da Vinci y conocer los lugares que marcaron la historia, a 25 km se encuentra la localidad de Vinci, el lugar donde nació Leonardo, una de las mentes más brillantes de todos los tiempos. El año pasado, en 2019, se cumplieron 50 años del nacimiento de este genio que dejó incontables obras de arte, ingeniería y manuscritos. Fue pintor, músico, poeta, inventor, científico y anatomista entre otras cosas y es considerado la figura más importante del Renacimiento.

 

Dime dónde viajas y te diré qué tomar: Sicilia

Por Fabricio Portelli

Cuando un argentino se sube a un taxi al llegar a Sicilia, lo primero que pregunta el chofer es si viene a conocer el pueblo de sus abuelos.

En Sicilia todo es expresivo; la calle muy ruidosa (como en Buenos Aires), y la gente habla moviendo mucho las manos; un movimiento gesticular heredado de un lenguaje mafioso. Pero el siciliano también tiene su propio idioma, y aunque suene más como un italiano cerrado, es muy rico gracias la influencia de todos los pueblos que han visitado esa gran isla al sur de Italia. Allí, todos tienen tanta personalidad que sus habitantes se reconocen más como sicilianos que como italianos.

Este enclave en el corazón del Mediterráneo fue el objeto del deseo de una diversidad de pueblos atraídos por su posición estratégica y la fertilidad de su paisaje. El paso de fenicios, griegos o romanos, encadenado con el de bizantinos, árabes y normandos, fue perfilando a lo largo de casi 4.000 años de historia una identidad distintiva y un legado cultural único. Y como si eso fuera poco, ostenta paisajes increíbles. Pero más allá del Etna, sus verdes colinas y sus interminables playas, la comida y sus vinos la hacen inolvidable.

Hay cientos de blancos y tintos, y son muy diferentes a los nuestros. Hijos del sol, pero también con influencia marítima, la canopia (follaje) suele ser frondosa para proteger a los racimos de la irradiación, aunque no llueve tanto como su verde paisaje sugiere. El clima es seco y caliente durante el ciclo de madurez, pero de noche hay brisas marinas.

Si bien Italia es, junto con Francia, el principal productor de vinos del mundo y posee innumerables cepajes autóctonos, el sur de Italia no es tan prestigioso por sus vinos como el norte (Piamonte) o el centro (Toscana). Sin embargo, hay vinos que hablan por si solos; y mucho más en ese entorno; y han trascendido las fronteras.

Beatuful details of architecture in siciliat town Taormina

Los blancos son frugales e intensos, con buena frescura, directos y amables; también vivaces. El Zibibbo (Moscatel de Alejandría) quizás algo invasivo, el Catarratto y el Grillo bien frutales, pero más moderados y el Carricante más equilibrado; con un carácter de frutas y flores blancas, ideal para disfrutar como aperitivo y con frutos de mar. En tintos, la uva madre es la Nero D´Avola, pero no la única. Para empezar a disfrutar las pastas y los pescados, un joven Frappato o un Nerello Mascalese con algunos años son ideales.

Ambos tienen más aspecto de Pinot Noir que de Malbec, y una frescura bien integrada. Son simples al principio, pero de texturas complejas, y en la mesa se convierten en superhéroes. También hay un tapado autóctono y que está resurgiendo; el Nerello Capuccio. Sin embargo, el rey de los tintos es el Nero D´Avola, que puede ser fluido y con agarre, y evolucionar delicado y licoroso. O también más nuevomundista, con cuerpo y jugosidad. En todos los casos, los vinos de Sicilia son frescos y apoyados en sus texturas incipientes, y únicos como sus paisajes y su gente.

Será difícil replicar la experiencia de regreso en casa, pero con las fotos a mano, un buen plato de pastas y buenos vinos, es posible. Un fragante Torrontés, o un Pinot Noir o un Malbec joven y vibrante del Valle de Uco, pueden servir para revivir un viaje que, sin dudas, será inolvidable.

5 vinos sicilianos imperdibles

Grillo, Vigna di Mandranova, Sicilia DOC, Alessandro di Camporeale 2017

Roso del Soprano Sicilia, Azienda Agrícola Palari, 2014

Nerello Capuccio, Terre Sicilaine Rosso, Benanti 2016

Cerasuolo de Vittoria Organic DOCG Classico, COS 2016

Mile e Una Notte, Donnafugata  2016

 

Si querés conocer más vinos, te invitamos a conocer su página web www.fabricioportelli.com y redes sociales Twitter: @FarbiPortelli e Instagram: @fabriportelli

Europa: mentalidad verde y mucha bicicleta para salir de la cuarentena

Moverse en bicicleta, caminar al trabajo o utilizar el monopatín eléctrico son las alternativas que ganan fuerza en las grandes urbes para evitar aglomeraciones en el transporte urbano.

Cada vez más personas optan por bicicletas para evitar multitudes en el transporte público. En sintonía, las autoridades ponen manos a la obra para aumentar la cantidad de bicisendas en las ciudades. Además ofrecen ayudas económicas para adquirir estos dispositivos de movilidad.

Un ejemplo emblemático es el caso de Londres donde las autoridades de la ciudad están trabajando en medidas para desalentar el uso de automóviles particulares para reducir el impacto ambiental.

En la mayoría de los casos, el argumento además, es que el aire impuro crea riesgos de salud y aumentaría la gravedad del COVID-19.

Inglaterra en su conjunto y la ciudad capital en particular, es una de las zonas de Europa más afectadas por el virus. A pesar de esto, las autoridades sanitarias de este país, en conjunto con la prestigiosa Universidad de Cambridge, pronostican que, de acuerdo al ritmo de contagios que actualmente se producen, el virus podría desaparecer de Londres en el próximo mes de junio.

En las calles de la ciudad se han ampliado e incorporado nuevas bicisendas y la idea es que las zonas temporalmente libres de circulación de autos podrían volverse permanentes.

En la ciudad española de Valencia, las autoridades locales ofrecen ayudas de hasta 250 euros para adquirir bicicletas eléctricas o monopatines. En el caso de Barcelona, el uso de carriles exclusivos para estos dispositivos de desplazamientos se cuadriplica en hora pico.

Las ciudades de Berlín y Bruselas tienen previsto construir entre 20 y 40 kilómetros de carriles adicionales para que los ciclistas puedan movilizarse.

Por su parte, el gobierno italiano ha destinado 120 millones de euros para potenciar el uso de bicicletas y evitar el congestionamiento en el transporte público y el uso de vehículos contaminantes. Incluso en las ciudades más cosmopolitas de Italia, que se considera el país europeo con más automóviles por habitante, están adoptando el ciclismo en proporciones increíbles. Sólo en Roma se han planificado 150 kilómetros de bicisendas.

 

Puglia, el talón de la “bota” italiana

La región de Puglia es considerada un lugar estratégico entre el mar Jónico y el mar Adriático al sur de Italia. Es conocida por sus ciudades montañosas, tierras de cultivos y sus hermosas playas. Te invitamos a conocer la región y, junto a Resto del Mundo, te mostramos imágenes de estos recorridos entre pueblos con unas bellísimas vistas que quedarán por siempre en tu retina.

Bari es la capital y principal ciudad de la zona. Es una universitaria y tiene uno de los principales puertos marítimos sobre el mar adriático. Bari Vecchia es la parte antigua de la localidad y cuenta con los monumentos más importantes de la región. Sus calles finitas y ruidosas por la cantidad de visitantes, están llenas de artesanías, bares y restaurantes. Es común ver a las señoras sentadas en las puertas de sus casas preparando los orecchiettis, la pasta típica de la región. Su principal monumento es la basílica de San Nicolás, un peregrino cuyo nombre dio origen al mito de Papá Noel.

 

Polignano a Mare

 

Polignano a Mare es un imperdible de región de Puglia. Es un pueblo que cobra vida principalmente en el verano por sus hermosas playas y cuando se organiza el evento deportivo de clavados desde los acantilados. La localidad cuenta con 18 mil habitantes y en su centro histórico posee la emblemática Piazza Dell’orologio (Plaza del Reloj) punto de visita obligada para cualquier turista. Uno de los iconos de este lugar es el Puente Lama Monachile, construido en la época de la dominación borbónica.

 

El pueblo Pesquero de Monopoli se encuentra  a 15 minutos de Polignano a Mare. Los lugares destacados de esta localidad son las hermosas calas repartidas por toda la costa y además, posee uno de los centros históricos más importantes de la región. Monopoli tiene casi 50 mil habitantes y en cada esquina de esta localidad podemos encontrar un templo religioso. El Puerto Viejo, sobre el mar Adriático, es de una belleza increíble y ha sido un punto neurálgico en el comercio con Oriente.

Alberobello, en el Valle D’Itria, es un pueblo conocido mundialmente por sus “Trullis”, unas casas pintorescas de construcción artesanal que se levantan apoyando una piedra sobre otra. El lugar fue declarado Patrimonio de la Humanidad por UNESCO. Allí viven 11 mil personas. Fue fundado por campesinos a los que no se les permitía construir casas que perduraran en el tiempo para que los dueños de las tierras no tuvieran que pagar impuestos sobre las construcciones, entonces construían con un tipo de piedra que se pudiera derribar fácilmente.

Alberobello

 

Alberobello es visitado diariamente por miles de turistas de todas partes del mundo, hay que perderse en sus callecitas para ver el espíritu con el que vivía esta gente muchísimos siglos atrás.

Locorotondo, a diez minutos de Alberobello. Es un pueblo conocido por sus casas blancas y su cultura vinícola. Sobre una colina se ubica el casco antiguo en forma circular con calles diminutas y laberínticas.

El pueblo de Cisternino, también en el valle D’Itria, ha sido elegido como uno de los más bonitos de Italia. Se encuentra a unos 394 metros sobre el nivel del mar y posee un bello centro histórico colmado de casas blancas entre calles estrechas repletas de flores, imponentes arcos, iglesias y muchas escaleras.

Dieciocho kilómetros hacia el este, se encuentra Ostuni también emplazada sobre una colina y rodeada de antiguas murallas. La llaman la ciudad blanca porque se destaca entre el verde de los campos y el azul del mar. Las casas están pintadas con cal blanca y ofrece una gastronomía interesante entre sus callecitas.

Brindisi, a 35 minutos desde Ostuni, desde la época romana es uno de los principales puertos en el Mediterráneo y ha sido desde hace más de 2000 años considerada la puerta de Oriente. Es una ciudad rica en construcciones y monumentos históricos entre los que se destaca la Torre Escalinata, una escalera con una torre romana que es el símbolo de ciudad.

A 40 kilómetros se encuentra la ciudad de Lecce, conocida como la “Florencia del Sur” debido a que tiene muchos monumentos, especialmente iglesias y templos. Las construcciones son del estilo barroco típico de Lecce entre los que se destacan la torre de la catedral y un Anfiteatro romano  descubierto recién en 1901. El ícono más importante de la ciudad es la Basílica Santa Crocce y pegado a ella el Palacio del Gobernador y un antiguo convento.

 

La Grotta Della Poesía, a media hora de Lecce, uno de los atractivos más bonitos de la Puglia. Esta gruta, forma parte de un conjunto de cuevas ubicadas en el subsuelo de la localidad costera de Rocca Veccia. La Grotta Della Poesía es una cueva que forma una pileta natural, fruto de la erosión del agua de la roca con un agua completamente cristalina. Es visitada diariamente por turistas de todo el mundo. El nombre de la cueva proviene de la leyenda que cuenta en ella solía bañarse una princesa bellísima y que todos los poetas y escritores acudían al lugar para verla e inspirarse con su belleza. Es una cueva milenaria considerada una de las piletas naturales más bonitas del mundo.

 

 

Quienes somos

Tanto nos gusta viajar que cuando no lo estamos plasmando físicamente, estamos investigando, buscando precios, pidiendo consejos.
Nos gusta hacer MillasXelMundo porque volamos con la imaginación, porque disfrutamos reviviendo recuerdos por el mundo, porque somos una comunidad viajera dispuesta a aportarte los más útiles consejos para planificar y realizar tu estadía más placentera.
Porque recolectamos relatos viajeros y queremos que vos nos cuentes el tuyo.

Simplemente...