8 escapadas para conocer el mundo sin salir de Buenos Aires

Las mejores propuestas para conocer el mundo sin salir de Buenos Aires

Buenos Aires está llena de rincones que te harán empapar de otras culturas. A continuación, una selección de los mejores lugares para disfrutar de la arquitectura o de los sabores típicos de otros países.

Barrio Chino

Barrio Chino

Recorrer el mundo es uno de los sueños de muchas personas. Sin embargo, muchas veces por falta de tiempo o por costos, no podemos hacer ese viaje que tanto deseamos. Por eso, en Millas x el Mundo te proponemos 8 escapadas para empaparte de otras culturas sin salir de Buenos Aires. El objetivo es, en un radio de pocos kilómetros, disfrutar de la arquitectura o de los sabores típicos de otros países para sentirse turista por un rato.

1) Jardín Japonés

Jardín Japonés

Jardín Japonés

Construido en 1967, este enorme espacio verde ubicado en el parque Tres de Febrero del barrio de Palermo, es el jardín de estilo japonés más grande fuera de Japón.

Los senderos rodeados de bonsais, azaleas, kokedamas, orquídeas; los pequeños puentes y los estanques nos harán empaparnos de la cultura oriental.

Además, los visitantes podrán disfrutar de un chashitsu (casa de té) construido especialmente para llevar la tradicional ceremonia del té. El interior se trajo desde Japón y algunos de sus componentes tienen más de cien años de antigüedad.

En el parque también hay un centro cultural; un restaurante de cocina japonesa y una tienda con artesanías. Además, se organizan shows de tambores, charlas sobre bonsai, talleres de origami y más.

El jardín japonés abre todos los días de 10 a 18.30 y el ingreso es por Av. Berro y Av. Casares. Los adultos deberán abonar $ 1.500; mientras que los menores de 12 años, mayores de 65 años y personas con CUD, podrán ingresar gratis presentando el DNI (jardinjapones.org.ar).

2) Centro Cultural Islámico Rey Fahd

Centro Cultural Islámico Rey Fahd

Centro Cultural Islámico Rey Fahd

Conocido como “la mezquita de Palermo”, el Centro Cultural Islámico Rey Fahd es el templo islámico más grande de América Latina. Inaugurada en el 2000, en dirección a La Meca, se erige imponente en un predio de 3 hectáreas y tiene capacidad para más de dos mil personas.

A nivel arquitectónico se destaca por su inmensa cúpula y los dos minaretes de 50 metros de altura, mientras que en su interior, los visitantes podrán recorrer las bibliotecas, así como también las salas para exposiciones. Además, cuenta con un colegio islámico.

El Centro ofrece visitas guiadas gratuitas los martes, jueves y sábados a las 12. No requieren reserva y se suspenden por lluvia.

Desde la web oficial del lugar piden a quienes ingresan vestir sin escotes, ni ropa por encima de las rodillas. Además, las mujeres deben cubrirse el pelo; en caso de no contar con un pañuelo, se les proveerá (Av. Bullrich 55).

3) Tierra Santa

Tierra Santa, una experiencia religiosa

Tierra Santa, una experiencia religiosa

Con una ambientación que recrea la antigua Jerusalén, este parque temático religioso, el primero de América Latina, expone las principales características del cristianismo, judaísmo e islamismo.

La arquitectura, la ambientación a escala real y el personal vestido con atuendos típicos transportan al visitante a dos mil años atrás, a la antigua Jerusalén. La Resurrección, el Pesebre, la Última Cena y la Creación son los atractivos principales.

Por último, dentro del parque hay diferentes propuestas gastronómicas: tres restaurantes de comida árabe y armenia -el shawarma y el fatay son los platos estrella- y una pizzería.

Tierra Santa está en Av. Costanera Rafael Obligado 5790. Abre viernes, sábados y domingos de 16 a 22 (con permanencia hasta las 24). Entrada para residentes nacionales $ 5.000; menores de 11 años, $ 3.000. Hay 2×1 con la tarjeta 365. Estacionamiento: $ 4.000.

4) Palacios franceses

Caminar por las calles de los barrios de Retiro y Recoleta recuerda, por momentos, a la capital europea. No por nada, Buenos Aires ha sido catalogada como la París de América Latina.

De hecho, varias mansiones imponentes y palacios que fueron el hogar de la aristocracia porteña están inspiradas en la arquitectura de ese país.

El edificio donde se ubica la embajada de Francia, en Cerrito 1399, es un ejemplo. Se trata del Palacio Ortiz Basualdo, diseñado en 1912 por el arquitecto francés Paul Pater quien se inspiró en el Palacio de Versalles.

Embajada de Francia

Embajada de Francia

Además, en Cerrito 1455 se encuentra la Mansión del Four Season, la residencia que Félix Alzaga Unzué mandó a construir como regalo de bodas para su esposa, Elena Peña Unzué.

El Palacio Duhau-Park Hyatt Buenos Aires, en Av. Alvear 1661, se inspiró en el Chateau Du Marais, un castillo de las afueras de Francia; mientras que en Avenida Santa Fe 760, te podés encontrar con el Palacio Paz, una mansión con 140 ambientes, entre los que se destacan los 30 baños y 5 comedores. Dicho palacio se ganó el título de la residencia más grande de Argentina.

Palacio Duhau-Park Hyatt Buenos Aires

Palacio Duhau-Park Hyatt Buenos Aires

5) Barrio Chino

Barrio Chino en Buenos Aires

Barrio Chino en Buenos Aires

En la década de los 80, llegaron al país muchos asiáticos, principalmente de Taiwán, que se instalaron en Belgrano cambiando la impronta del barrio y aportando sus costumbres y sabores.

Estas familias chinas, japonesas y taiwanesas abrieron restaurantes con comidas típicas, locales con productos exóticos, e incluso uno de los primeros templos budistas de la ciudad, el Templo Chong Kuan, inaugurado en 1988, en la calle Montañeses.

Se recomienda ingresar por el imponente arco de acceso, ubicado en Juramento y Arribeños. Una curiosidad: fue traído desarmado desde China y mide 11 metros.

6) Barrio Coreano

Barrio coreano

Barrio coreano

El origen de este barrio se remonta a la llegada de un grupo de inmigrantes a finales de los años 50 en medio de la posguerra. Para los 60, llegaron muchos más coreanos que poblaron este sector de Flores.

Si bien es menos turístico y conocido que el barrio chino, el coreano está cargado de cultura y sabores típicos.

Los vecinos rebautizaron el lugar como “barrio coreano”, pero ellos prefieren el nombre paek-ku que significa 109 por la línea de colectivo que pasa por la zona.

Está en Av. Carabobo entre Eva Perón y Castañares, en Flores.

7) Plaza Canning

Plaza Canning

Plaza Canning

Gracias a sus calles adoquinadas, sus balcones con flores, fuentes y esculturas, este paseo comercial, a 30 km de la Ciudad, podría ser cualquier pueblito italiano.

Se trata de un lugar abierto, ideal para sacar fotos, hacer compras y comer rico. Hay restaurantes, bares, librerías, tiendas de ropa. Además, tiene un teatro y un hotel boutique de 4 estrellas.

8) Torrepueblo

Torrepueblo

Torrepueblo

Torrepueblo es un paseo comercial y gastronómico de 8.000 metros cuadrados al aire libre que, gracias a la arquitectura, trasladan al visitante al Viejo Continente. Ubicado en Benavídez, a 40 km de la Ciudad de Buenos Aires, este complejo invita a sentirse en la Toscana.

El lugar cuenta con una parrilla, sushi, una cafetería y una heladería. Además, ofrecen shows de música todas las semanas con tributo a bandas y artistas y para los más chicos realizan espectáculos diurnos.

Torrepueblo también cuenta con habitaciones de dos y tres ambientes y pileta para sus huéspedes.