La estadía más dulce del mundo

.Bookingcom lanza Candy Cane House, ¡la estadía más dulce de todas!

Los fanáticos de lo dulce pueden darse un gustito con una estadía única e irrepetible. 

Justo a tiempo para celebrar las fiestas, Booking.com, el líder digital en conectar a la comunidad viajera con la variedad más amplia de alojamientos únicos, creó la casa más dulce del mundo en Soho, el corazón de Londres. Su nombre lo dice todo: los afortunados huéspedes que se alojen en la Candy Cane House van a pasar una noche mágica rodeados de dulces, chocolates, galletitas de jengibre y mucho más.

Disponible únicamente en Booking.com y con capacidad para dos personas por noche, los amantes de los chocolates y de los dulces van a poder darse una panzada de guirnaldas navideñas comestibles apenas lleguen, mientras admiran las increíbles ventanas del alojamiento decoradas con los típicos bastones de caramelo.Además, las paredes están decoradas con dulces de gran tamaño, mientras que el árbol de Navidad de color rosado está adornado con caramelos y bolitas de navidad comestibles.

Y si como eso no fuera suficiente para satisfacer algún antojo, los escalones que llevan a la habitación principal, están hechos de galletitas de azúcar y esta habitación, incluso tiene piñas de chocolate comestibles.Por su parte, en la cocina los huéspedes se van a encontrar dentro un chocolate gigante lleno de caramelo. Las paredes son de chocolate derretido y los pisos, de caramelo. Candy Cane House además se compromete a utilizar nieve biodegradable y productos ecológicos a base de brillantina.

 

 

 

80

Quienes somos

Tanto nos gusta viajar que cuando no lo estamos plasmando físicamente, estamos investigando, buscando precios, pidiendo consejos.
Nos gusta hacer MillasXelMundo porque volamos con la imaginación, porque disfrutamos reviviendo recuerdos por el mundo, porque somos una comunidad viajera dispuesta a aportarte los más útiles consejos para planificar y realizar tu estadía más placentera.
Porque recolectamos relatos viajeros y queremos que vos nos cuentes el tuyo.

Simplemente...